martes, 18 de noviembre de 2014

COMPRENSIÓN LECTORA EN PIRLS Y PISA. Actividad 3.3.

Pasamos al análisis de una dimensión fundamental para todo tipo de evaluación externa y local: la comprensión lectora. Esta dimensión de la Competencia Lingüística se nos antoja el eje y fundamento para el buen desarrollo del resto de capacidades y competencias que el alumno, y el individuo, deberá adquirir en el sistema educativo. Como decía, se nos proponen dos textos con sus evaluaciones liberados para su análisis. El primero de ellos, que pertenece a PIRLS, se titula "Los ratones patas arriba" y el segundo, que pertenece a PISA,  "Un juez justo".  Es destacable que los dos textos son de índole literaria, aunque no las dos pruebas tenga en cuenta esta características para su aplicación. Siempre he pensado que convendría establecer dos materias en los sistemas educativos. Una, comunicación y lenguas; otra, Literatura. Independientes, considero que el sistema mejoraría la enseñanza de la competencia lingüística y dejaría a los profesores más anchura para la innovación y la enseñanza. Así, cuando uno observa que los textos literarios están presentes en las pruebas tan solo como textos sin más, está evidenciando la pérdida de posibilidades en la evaluación. 

Para poder establecer claramente las diferencias en la construcción y diseño de estos textos y sus evaluaciones hemos de sintetizar la propuesta metodológica que una y otra promulgan. No olvidemos que la prueba PIRLS la establece el IEA y que se realiza a alumnos de 4º de primaria (10 años de edad) y en un total de 40 países. El organismo americano que lo regula evalúa tres grandes aspectos:

1. Procesos cognitivos.
2. Propósito de la lectura.
3. Hábitos y actitudes ante la lectura.

Los dos primeros aspectos los evalúa mediante la prueba de marras; el segundo, a través de cuestionarios.

Es importante tener a las claras que la competencia lectora en PIRLS se produce en un momento en que el alumno está en pleno proceso de transición del aprendizaje de la lectura. No en vano, el organismo define como Comprensión lectora: "La habilidad para comprender y utilizar las formas lingüísticas requeridas por la sociedad y/ valoradas por el individuo". En este concepto destaca, a diferencia de lo que promulga PISA, la importancia del lector como el elemento capital para que el texto comience a significar. Pensamos que esta teoría de la recepción está movida por los estudios estadounidenses de la reciente teoría de la recepción comunicativa que, como decimos, defiende la figura del lector como el causante de los posibles significados del texto. Continúa PIRLS: "Leen para aprender, para participar en las comunidades de lectores del ámbito escolar y de la vida cotidiana, y para disfrute personal"

En efecto, todo ello, edificado mediante preguntas de opción múltiple, abiertas que persiguen medir procesos como la realización, localización, interpretación, interrogación, análisis, evaluación u obtención de los significados explícitos e inferidos  en el texto. En esquema 



Por su parte, el texto incluido en PISA titulado "El Juez justo" parece estar orientado a otro tipo de análisis y evaluación que, es evidente, desarrolla un adolescente de 15 o 16 años. No olvidemos que PISA define la comprensión lectora de la siguiente manera: "La capacidad para comprender, utilizar y analizar textos escritos para alcanzar los objetivos del lector, desarrollar sus conocimientos y posibilidades y participar en la sociedad". desde el origen, el propio marco teórico de las pruebas, encontramos diferencias notables, sobre todo en la clasificación de los textos que propone PISA (Continuos/Discontinuos) y en los procesos: obtención, comprensión, elaboración, reflexión, valoración. Nos llama la atención la diferencia en el trato que hace PIRLS de los textos literarios e informativos (dirimiendo con exactitud entre uno y otro) y lo que hace PISA, imbricar los procesos en cualquier tipo de textos sin establecer las diferencias entre texto literario y no literario. En este aspecto, PIRLS me resulta más convincente y coherente con la comprensión lectora. 



 Ante textos parecidos, literarios, que encierran moralejas, enseñanza más allá de la lectura textual, la diferencia fundamental reside, en mi opinión, en la incorporación en la prueba de PISA de elementos conceptuales (como en la pregunta 10); igualmente, de la conexión entre vida y texto (que se necesita en la actividad 9; la incorporación de elementos y juicios personales que relacionan el texto con otros contextos parecidos, frente a la atención textual de PIRLS. Esto se debe, sin duda, a que evalúan un procedimiento, la comprensión lectora, en edades distintas, por lo que las capacidades y experiencias del individuo se suman y perfilan la comprensión lectora de un alumno. Así las cosas, las diferencias de planteamiento y de ejecución entre una prueba y otra están justificadas. En esencia, miden habilidades parecidas, procesos idénticos, parten del potencial interpretativo del alumno y, sobre todo, dejan a un lado la antigua comprensión lectora basada en la descodificación literal de los textos para alzarlos en significados que, una vez son interpretados, forman parte de nuestra cosmovisión individual en cualquier lengua. . 



No hay comentarios:

Publicar un comentario